Elena Peña | ESCRIBIR Y BORRAR
378
single,single-post,postid-378,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

ESCRIBIR Y BORRAR

¡Hola a todos!

Recuerdo cuando empecé a escribir en serio, allá por la adolescencia, cuando no tenía ni idea del oficio (tampoco es que ahora sea una experta pero algo habré aprendido) y todas y cada una de las palabras que escribía me parecían esenciales. No me gustaba borrar, ni volver a releer lo que había escrito y creo que ese es uno de los mayores errores que se puede cometer.

La adolescencia es egocéntrica, eso está claro, y todo lo que yo decía y pensaba me parecía muy importante. Quizásimg_20161205_111916 en la poesía esto funcione diferente, quizás escribiendo versos haya que dejarse llevar más por el momento desde el principio, no lo sé, pero si lo que se escribe es prosa, una novela, un cuento o algo similar creo que es muy distinto. Hay que pararse a pensar, planificar por dónde va a ir la historia, vislumbrar al menos un final, tener claros los personajes y, si se puede, las escenas… Es un trabajo más lento pero es  como creo que se deben hacer las cosas para luego tener mejores resultados y no encontrarse con el típico bloqueo que no sabes por dónde tirar.

Pero tan importante es pensar antes como ser capaz después de desechar cosas que hayas escrito. Como en todo, en mi opinión, el truco está en conseguir el término medio, ni creer que todo está fatal, ni creernos Shakespeare en cada palabra. Hay que intentar ponernos un poco críticos y trabajar para encontrar el mejor modo de decir algo o el mejor personaje. Escribir es una tarea donde la inspiración juega un papel importante, eso está claro, hay días que todo fluye y días en los que parece no salir nada, pero hay que ser constante, trabajar, trabajar y trabajar. Borrar, escribir, borrar, corregir, disfrutar, imaginar… Todo tiene su momento.

Eso sí, creo que la fase de corregir siempre debe ser posterior a la escritura, sólo después de tener la base se puede trabajar sobre ella porque si no corremos el peligro de dejarlo, de cansarnos y no seguir adelante. Piensa, plantea, después escribe, déjate llevar, y finalmente revisa y corrige. En mi casi este es el proceso.

Y después de esta chapa tan importante que os he dado pasaos por Dulces Helens a ver los ricos platos de esta semana: el sándwich de jamón serrano y queso Brie, el recopilatorio del Reto Cocina de Película con unos platos increíbles y la sorpresa del Reto Cocina de Película para el mes que viene. ¡No os lo perdáis!

Un besazo a todos.

Sin comentarios

Publica un comentario